sábado, 11 de febrero de 2017

¡Hillary Clinton pillada cuando intentaba huir de los EEUU para escapar de la justicia!

Aterrorizada ante la posibilidad de ser encarcelada de por vida después de ser traicionada por su marido Bill y haber testificado contra ella, Hillary habría intentado huir con una acusación por delante del "gran jurado secreto".

En una trama hollywoodezca de espías, los reporteros de un medio sensacionalista estadounidense, que tiene por nombre GLOBE, descubrieron lazos secretos "cuestionables" de Hillary con la monarquía árabe de Bahrein en el Golfo Pérsico, y la sorprendieron justo cuando trataba de abordar un vuelo que la llevaría al país en cuestión; EEUU no tiene acuerdos de extradición con ellos.

"Hillary tenía toda la intención de abordar el vuelo pero funcionarios de la administración Trump, agentes del FBI, le dejaron en claro que "seria mejor para ella" que permaneciera en suelo estadounidense, afirmó una fuente privilegiada que trabaja para la Casa Blanca.

Trump autoriza al Congreso a presentar cargos penales contra Hillary Clinton



Donald Trump ha autorizado al Congreso a presentar cargos criminales contra Hillary Clinton, incluso si eso significa que termine en la cárcel.

El presidente del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Estados Unidos, Jason Chaffetz, dijo a los miembros del comité qué en una reunión reciente entre él y el Presidente Trump, éste reveló su deseo de que Hillary Clinton sea juzgada y reciba la sentencia a la que se ha hecho acreedora.

Chaffetz dijo a los miembros:

"El presidente Trump visitó Filadelfia cuando estábamos en nuestra sesión de planificación y estrategia".

Fui detrás del escenario con el presidente y éste me dijo:

“Hacen un gran trabajo. Escucha, entiendo que soy el presidente y usted tiene un trabajo que hacer. Usted haga la supervisión, no pierda tiempo. Vaya después de lo que tenga que hacer; prestámos mucha atención a su labor”.

La noticia del apoyo que el Presidente da a la investigación criminal se produce pocos días después de que el Comité de Supervisión ordenó al director del FBI , James Comey, entregar el informe completo acerca del contenido del servidor del correo electrónico de Hillary Clinton.

Las palabras de Trump refuerzan su determinación por entablarle un juicio político y penal a la ex secretaria de estado por haber utilizado un correo electrónico privado para enviar y recibir información oficial sensible sin previa autorización.

"Esto nunca tuvo motivaciones políticas y sólo porque había una contienda electoral en curso no significa que se vaya a desechar la investigación. Había muchas otras personas que estaban involucradas a las cuales tenemos que investigar", sentenció Jason Chaffetz.

Trump deroga ley que impedía un nuevo colapso financiero

El mandatario estadounidense firmó dos órdenes ejecutivas para iniciar con el proceso de revocación de la ley Dodd-Frank que Obama instauró tras la crisis de 2008.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este viernes dos órdenes ejecutivas para revocar parte de la “desastrosa” reforma financiera que impulsó su predecesor, Barack Obama, tras la crisis de 2008.

“Hoy estamos firmando los principios básicos de regulación del sistema financiero de Estados Unidos”, afirmó antes de estampar signar dichos documentos en el Despacho Oval.

Lo que en realidad quiere hacer Trump es demoler la ley que Obama impulsó para evitar una nueva crisis financiera como la del 2008; esta es una ley que acota la libre especulación financiera de las grandes corporaciones bancarias en detrimento de la población en general. Esta ley impide a las instituciones de crédito especular libremente con los dineros del ciudadano común, es decir, invertir los fondos de pensiones en instrumentos financieros y créditos riesgosos, entre otras practicas fraudulentas.

Al hacer esto, Donald Trump pone en un gran riesgo la economía estadounidense, pues les da alas a sus amigos de Goldman Sachs y JP Morgan para que lucren engañosamente con los recursos del pueblo.

Si se deroga esta ley volverá a pasar lo que sucedió con Lehman Brothers y con los grandes operadores de fondos de inversiones, pues volverán a dar créditos muy riesgosos, y una vez sea imposible cobrarlos, le volverán a pasar la factura al pueblo. Ése es Donald Trump.

No es que esta ley impida que se presente un nuevo descalabro económico de proporciones épicas, pero ciertamente era un instrumento que contribuía en alguna medida ha impedirlo; es por eso que los grandes bancos especuladores de Wall Street estuvieron presionando desde el principio para derogarlo.

Esa ley prohibía rescatar los bancos privados con dinero del pueblo, por eso les imponía estrictas normas para poder operar y así disminuir el riesgo de un nuevo rescate financiero; Si Trump la deroga, volverán a las mismas practicas que llevaron a la crisis del 2008.

Trump rubricó los decretos tras sostener un encuentro con destacados líderes empresariales como el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon; la consejera de General Motors, Mary Barra; y el consejero de General Electric, Jack Welch, entre otros.

El presidente de EU, Donald Trump,, durante la firma de dos órdenes para echar atrás la reforma financiera de Obama. (Foto: @POTUS)


Trump mencionó este viernes que dicha ley prohíbe que los bancos le presten dinero a los empresarios debido a las regulaciones de la misma. Ésta fue firmada por Barack Obama en 2010 para evitar crisis financieras como la del 2008.



La Ley Dodd-Frank de reforma de Wall Street, que el presidente Donald Trump quiere desmantelar, generó un arsenal de normas para evitar excesos del sector financiero de Estados Unidos que desataron la crisis de 2008-2009.

Votada en julio de 2010 a impulsos del entonces presidente Barack Obama, esa ley obliga a los gigantes bancarios a someterse anualmente a tests que miden su resistencia a crisis financieras. Es una forma de evitar quiebras catastróficas como la de Lehman Brothers en setiembre de 2008.

Los grandes bancos tienen también que hacer un "testamento" que permita su ordenado desmantelamiento si quiebran y no pueden devolver dividendos a accionistas sin el permiso de la Reserva Federal (Fed).

Esta ley, un mamotreto de 2 mil 300 páginas que es un dolor de cabeza para Wall Street, apunta especialmente a los bancos considerados "demasiado grandes como para quebrar".

Se trata de entidades que si quiebran desatarían un sismo en el sistema financiero que requeriría hasta un rescate con fondos públicos.

Tras varias demoras y a pesar del intenso cabildeo de Wall Street, se empezó a aplicar una norma clave, la llamada regla Volcker que prohíbe a los bancos especular por cuenta propia. Esa regla estaba en la mira de Trump.

La ley que debe su nombre a los legisladores demócratas Barney Frank y Chris Dodd tuvo varios retrasos y no ha sido aplicada totalmente.

La llegada de Trump a la Casa Blanca y la mayoría republicana en el Congreso son señales claras de que este arsenal legislativo tiene los días contados.

"Vamos a recortar mucho de la ley Dodd-Frank. Tengo amigos que no pueden lanzar empresas debido a que los bancos no quieren prestarles dinero a causa de las reglas y controles de la ley Dodd-Frank", dijo Trump este viernes.

Los republicanos ya le habían propinado esta semana un primer golpe a esa ley. Derogaron una norma que obligaba a las petroleras y mineras a divulgar la cantidad de dinero vertida en el exterior como forma de evitar acusaciones de corrupción.

Con información de FORBES MÉXICO y El Financiero

¿Es Donald Trump un nuevo Hitler?

Es una pregunta que cada vez más gente se hace, pero para empezar comencemos con lo primero.



¿Podrá terminar Trump su primer periodo cómo presidente de los EEUU?

Pues tal como se ven las cosas está de dudarse. Su arribo a la Casa Blanca no fue bienvenido por muchos; pero ya una vez instalado en la oficina oval se ha encargado de encontrar nuevos enemigos, aparte de los que ya traía arrastrando desde que inició su campaña electoral, emitiendo decretos a diestra y siniestra que afectan directamente a intereses muy poderosos.

Hacer un resumen de todas sus acciones de gobierno controvertidas sería un poco largo, así que sólo mencionarélas más importantes.

La primera fue sacar a los EEUU del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, TPP, situación que afectó gravemente a las corporaciones industriales y de comercio globales.

La segunda fue decretar la renegociación del tratado de libre comercio de América del norte, TLCAN, acción quéafecta directamente a importantes conglomerados industriales estadounidenses, amén de a la economía mexicana.

La tercera es colocar al ultra derechista, racista y supremacista blanco, Steven Bannon, cómo estratega en jefe de la geopolítica estadounidense; así es, lo ha puesto al frente del consejo de seguridad nacional. Éste sujeto es el gurú de Trump y su mano derecha. Es la mente "maestra" detrás del programa de gobierno de Trump, pero es un tipo bastante peligroso por su extremismo.

Cuando Trump fue a visitar la sede de la CIA inmediatamente después de ser investido cómo presidente, fue a advertirles que Bannon sería su jefe, pues el consejo de seguridad nacional es el órgano ejecutivo que está por encima de todos ellos, inclusive sobre el pentágono. Así que en realidad fue a enfrentarlos por su agresividad mostrada hacia su persona, aunque la nota de prensa dijera que sólo fue una reunión amistosa.

Recuerdo que cuando la polémica llamada telefónica de Trump a Peña Nieto, estaban ahí presentes, "asesorando" al presidente yankee, precisamente este sujeto, Steven Bannon, y el yerno de Trump, el judío Jared Kushner.

La cuarta es acusar a China de practicar un comercio desleal con los EEUU a través de mantener artificialmente depreciado el Yuan con respecto al Dólar, situación que lo ha llevado a considerar seriamente la devaluación de la moneda estadounidense por considerar que, "su valor elevado es un obstáculo que está llevando a la ruina a los EEUU", según sus propias palabras.

También el estratega en jefe de Trump, Steven Bannon, habría declarado que en 5 o 10 años los EEUU entrarían en guerra militar contra China e Irán; guerra cuyo objetivo sería mantener la supremacía del imperio yankee en el mundo.

Dentro de los EEUU estaría llevando a cabo reformas fundamentales como derogar el obamacare, así como el 70% de los demás decretos de su predecesor, incluyendo el acuerdo nuclear con Irán. También estaría limpiando los altos mandos de los órganos de poder cómo la CIA, el FBI y el pentágono.

También estaría quitando la financiación estatal a las clínicas que practican abortos, así como a los programas del gobierno anterior que promovían la agenda gay o LGTB y, estaría prohibiendo las ONG'S que promueven tales prácticas. Llegando al extremo de pedir a los funcionarios de gobierno del sexo femenino vestirse como mujeres.

Ésta última medida ya raya en el fanatismo religioso, recordándome a los fanáticos extremistas musulmanes takfirís que quieren imponer la sharía a todos.

Otra de sus medidas controvertidas es el rechazo a la teoría del cambio climático provocado por la actividad humana y, por consiguiente, el rechazo a los protocolos de Kyoto, así como a los acuerdos alcanzados en la reciente cumbre sobre cambio climático celebrada en París. Para muchos ésta medida de Trump representa el apocalipsis climático, poniendo en peligro la supervivencia de la especie humana.

Como verán, Trump representa lo que muchos teóricos de la conspiración desearon ver en un líder, pero también representa una amenaza para muchos otros.

Y esos muchos otros eventualmente buscarán como eliminar a Donald Trump.

Esa es una percepción que comparte mucha gente, no solo los de la élite que se ve perjudicada por las acciones de Donald Trump, pues, como en el caso de los mexicanos, sus medidas afectarán directamente a millones de ellos.

Trump encarna el moderno nacionalismo, pero no un nacionalismo sano, al menos no lo parece así en muchas de sus acciones de gobierno que ha emprendido, como la discriminación a algunos sectores de la sociedad estadounidense y a determinados grupos de extranjeros, como los inmigrantes musulmanes de los países a los que ellos han invadido y destruido, a excepción de los aliados de Israel como Arabia Saudita y Egipto.

Otro hecho delicado es la petición de Trump a los empleados de gobierno de sexo femenino a vestirse como mujeres. Y es preocupante porque eso ya es meterse con la vida privada de la gente, además, ¿Quién tiene el derecho a decidir que es vestirse como hombre o mujer?; eso es algo subjetivo. De ahí a prohibir determinada religión, tradición o costumbre, solo por el hecho de que a él no le guste, sólo le separa un paso.

Y así lo han entendido algunas comunidades indígenas autóctonas estadounidenses al advertir que Donald Trump las quiere exterminar.

Así empezó Hitler, discriminando a ciertos sectores de la sociedad alemana como los gitanos, los comunistas, los gays y los judíos. Pero antes de ellos, comenzó a discriminar a los propios alemanes que padeciesen alguna discapacidad; incluso con ellos empezó a ensayar sus métodos de exterminio en masa como lo fueron las cámaras de gases.

Cuando Hitler comenzó a amenazar a sus vecinos nadie hizo nada, pues pensaron: no somos nosotros, a nosotros no nos pasará. Así que cuando Hitler invadió Checoslovaquia el mundo no reaccionó, y cuando atacó Lituania tampoco actuó, y cuando invadió Polonia tampoco hicieron nada. Solo hasta que vieron afectados directamente sus intereses fue cuando se movilizaron.

Pues así está el día de hoy el mundo respecto a Donald Trump; no digo que Trump sea un nuevo Hitler, pero el perfil lo cubre, al menos en algunos aspectos. Y lo afirmo por lo anteriormente expuesto, y porque así como Hitler empezóa amenazar a sus vecinos, así lo está haciendo Donald Trump.

Hitler decía que los demás se habían aprovechado de Alemania y hacia reclamaciones territoriales a sus vecinos porque presuntamente los alemanes tenían derecho sobre esas tierras al haber una importante comunidad germana allí. Es así como invadió a sus vecinos y se anexó parte de su territorio.

Así está Trump, dice que los mexicanos nos hemos aprovechado de los estadounidenses y ha amenazado con enviar fuerzas militares a México para “combatir el narcotráfico”, porque según él, “no permitirá que sigan destruyendo sus ciudades”, toda una retórica falaz y tendenciosa, encaminada a lograr una ocupación militar de México y su posterior desmembramiento. Claro, el gobierno mexicano salió a decir que era falsa la noticia, pero la duda quedó ahí.

Sumando ésto a los reclamos de Donald Trump hacia China y Alemania a los que ha acusado de aprovecharse de los EEUU, la similitud entre ambos casos toma más fuerza.

A china le ha recriminado la supuesta devaluación artificial del Yuan para darle una ventaja competitiva a las manufacturas chinas; a Alemania la ha acusado de algo similar, pues según Trump Alemania utiliza el Euro para darle una ventaja competitiva a sus productos, pues según él, Alemania mantiene artificialmente bajo el precio del Euro respecto al Dólar, es decir, lo mantiene por debajo de su valor real.

Por estas razones estamos ante una incógnita, pues aunque Trump ha venido a cumplir muchos de los deseos de los conspiracionistas (entre ellos yo), es decir, ha hecho posible la anulación del TTP, la eliminación de la agenda LGTB, ha acabado con la promoción y financiación estatal del aborto, parece promover los valores judeo-cristianos, ha deslegitimado la hipótesis del cambio climático provocado por la actividad humana (en ésto no estoy del todo de acuerdo pues creo el factor humano es clave) etcétera; también ha tomado medidas que van en el sentido contrario, como las que ya comenté.

Algunos dicen que Hitler fue el resultado de una profunda crisis económica que vivía Alemania por causa de las sanciones económicas impuestas por las naciones vencedoras de la primera guerra mundial, y que Trump es el resultado de la crisis económica que padece Estados Unidos, pero en realidad casi nada tiene que ver una cosa con la otra, a excepción de la personalidad de ambos personajes, pues la crisis estadounidense no se compara en nada a lo que vivía la Alemania pre-nazi; aquello si era verdaderamente desastroso, con un marco alemán sufriendo una devaluación descomunal, todo lo contrario al Dólar actual; también los problemas económicos germanos eran consecuencia directa de las sanciones económicas internacionales, en cambio la crisis económica estadounidense es consecuencia directa de la mala administración de sus autoridades, específicamente de la pésima política monetaria de la FED, y no por sanciones internacionales o como consecuencia de medidas tomadas por terceros.

Por todo lo anterior se vale preguntarnos: ¿es Donald Trump la reencarnación de Hitler? Pues no hay una respuesta hasta el momento, pero lo podría ser; pero de lo que no hay duda es que su reinado marcará un punto de inflexión en la historia humana reciente; ya lo estamos viendo.


Turquía rechaza que la muerte de sus soldados a manos de un caza ruso fuera accidental

Turquía considera que la muerte de sus soldados a manos de un caza ruso fue intencional, por eso reitera su rechazo a la reunificación de Crimea con Rusia

Esta es una consecuencia directa de la muerte de militares turcos a manos de un caza ruso, situación aparentemente debida a un error provocado por ausencia de comunicación y coordinación entre los mandos militares de ambos países.

Esta declaración nos sugeriría que los turcos no están tan seguros que la muerte de sus soldados sea realmente un "error" por parte de los pilotos rusos, sino, ¿por que esperarse hasta ahora para decir que no reconocen la re-unificación de Crimea con Rusia si es algo que sucedió hace tres años?

Antes de la presente situación, parece que los turcos estaban dispuestos a reconocer que Crimea es parte de Rusia, pero en represalia por lo sucedido hace dos días han cambiado de postura, con lo que se vislumbra un nuevo distanciamiento entre ambas partes.



El canciller turco, Mevlut Cavusoglu (izda.), ofrece una rueda de prensa junto a su homólogo ucraniano, Pavlo Klimkin, en Kiev, capital de Ucrania, 10 de febrero de 2017.

El Gobierno de Turquía enfatiza que no reconoce la reunificación de la península de Crimea a Rusia, un proceso que se realizó según la voluntad de los crimeos.

“Turquía no reconoce la anexión ilegal de Crimea y apoya la integridad territorial, independencia, soberanía y unidad política de Ucrania”, indicó el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, desde Kiev (capital de Ucrania), en alusión a la anexión de Crimea a la Federación Rusa en 2014. La península formaba parte del territorio ucraniano tras la desaparición de la Unión Soviética (URSS).

En declaraciones pronunciadas el viernes en una rueda de prensa conjunta con su homólogo ucraniano, Pavlo Klimkin, Cavusoglu resaltó que durante los últimos 25 años Ankara ha intentado reforzar los lazos bilaterales con Kiev, por eso es “sumamente importante” para Turquía la estabilidad y seguridad de ambos países.

Las primeras chispas de tensión entre Turquía y Rusia prendieron en noviembre de 2015, cuando un avión ruso tipo Su-24 fue derribado cerca de la frontera sirio-turca, tras ser impactado por dos cazas turcos F-16. Ankara argumenta que el aparato ruso violó su espacio aéreo, mientras Moscú desmiente esta versión insistiendo en que su nave no entró en territorio turco “ni un solo segundo”, ya que sobrevoló todo el tiempo el territorio de Siria.

Aproximadamente un año después de que aconteciera dicho incidente, el embajador ruso en Ankara (capital turca), Andrei Karlov, fue asesinado por un agente de la Policía turca. Algunos culpan de este suceso al Gobierno de Ankara y otros a Estados Unidos.

Y, en el caso más reciente, la Aviación rusa mató el jueves “accidentalmente”, tal y como afirma Moscú, a tres soldados del Ejército turco en Siria.



Por otra parte, el canciller turco prosiguió diciendo que, con ocasión del 25º aniversario del inicio de los lazos bilaterales, ambos países acordaron la exención recíproca de visados.

Klimkin, por su parte, afirmó, en este sentido, que, en el futuro, los ciudadanos turcos y ucranianos podrán disfrutar de visitas mutuas al mostrar únicamente su tarjeta de identidad.

Gobierno Mundial; plan secreto de Donald Trump

El juego secreto de Donald Trump


Este hombre controvertido parece que no sabe a qué juega. Primero acusó a China de jugar chueco para posteriormente pedir disculpas y suplicar un acuerdo comercial geoestratégico de buenos amigos.

Comenzó rompiendo la regla no escrita de "una sola China", hasta entonces respetada por Washington, con su llamada a la presidenta de la provincia rebelde China de Taiwán. Pero hoy mismo, a través de una carta enviada al presidente chino, Xi Jinping, reconoce que Taiwán es parte de China. En la misma misiva pide negociar un acuerdo comercial "benéfico" para ambos países.

Eso sólo es un ejemplo de su doble juego, por un lado amenaza y por el otro negocia, claro, si se ve en ventaja presiona aún más hasta doblegarte, pero con China no pudo y tuvo que humillarse hasta el punto de pedir perdón y clemencia.

Este sujeto se cree un excelente negociador y empresario, por eso a los demás países los ve como adversarios y víctimas a quien esquilmar. Y mucha gente le compra ese cuento, pero la realidad es que no es así, este individuo NO es un buen empresario y la prueba está en que muchas de sus empresas se fueron a quiebra, incluyendo sus casinos, solo que se amparó a ciertas reglas cuestionables de la ley mercantil estadounidense, y es así como pudo salvar algunas de ellas a través de subsidios y condonación de impuestos, además de que recurrió a préstamos bancarios que aún adeuda.

Pero su doble juego va más allá de sólo negociar acuerdos comerciales y disputas territoriales de terceros pero que directamente benefician a algunos sectores de la industria estadounidense, cómo la industria del petróleo y de las armas. Donald Trump va mucho más allá, él busca beneficiar sobre todo a la gran banca internacional asentada en Wall Street y la City de Londres.

Eso queda bastante claro si consideramos su último decreto que tiene por objeto derogar la ley Dodd-Frank, un objetivo perseguido por muchos años por la élite bancaria e industrial estadounidense; Esta era una ley que impedía las prácticas especulativas financieras de los grandes bancos, así como la posibilidad de otorgar créditos a instituciones o personas de dudosa reputación crediticia. Dos situaciones que llevaron a la crisis financiera del 2008 y que propiciaron la creación de la mencionada ley, para impedir se volviese a dar una situación similar.

La quiebra de los grandes fondos de inversión fue la ruina para muchos pensionados y para el sistema de salud pública de los EEUU, pues esos fondos administraban los fondos de pensión de los trabajadores jubilados y al haber invertido ese dinero en swap, es decir, en derivados financieros que no son otra cosa que inversiones especulativas, ese dinero se perdió en muchos casos, o fue absorbida la perdida por el Estado con los famosos rescates bancarios, lo que llevo al recorte en el gasto público; y es por eso que el sistema de salud público se tuvo que privatizar, y es por eso que ahora la edad de jubilación es superior, con toda la intensión de eliminarla u obligar a la gente a trabajar casi hasta su muerte, para así no tener que pagar pensiones. Algo similar se podría decir de los demás países en el mundo. Y esas cosas pueden volver a suceder con la eliminación de la ley Dood-Frank

Pero una vez Trump haya terminado por anular la ley Dood-Frank, los grandes bancos volverán a las mismas prácticas que originaron la última gran crisis financiera, y como entonces, una vez sea imposible cobrar los préstamos otorgados a individuos y empresas financieramente insolventes, la factura se la pasarán al pueblo, es decir, su “deuda tóxica” el gobierno se las comprará y entonces sus balances financieros rojos pasaran a los balances financieros del Estado, es decir, se volverá deuda pública.

Eso quedó bastante claro al considerar que casi todo el gabinete de Trump dedicado a la planeación de la economía estadounidense son ex miembros de Goldman Sachs o ex miembros de la industria petrolera. Entre ellos tenemos a Rex Tillerson ex CEO de la petrolera Exxon Mobil nombrado como secretario de estado, Gary Cohn ex gerente general de Goldman Sachs nombrado como líder en jefe del comité ejecutivo del consejo económico nacional, Steve Mnuchin un ex directivo de Goldman Sachs nombrado secretario del tesoro, Wilbur Ross ex banquero de los Rothschild nombrado como secretario de comercio, y finalmente su funcionario estrella y asesor principal, el racista y supremacista blanco Stephen Bannon un ex Goldman Sachs nombrado como jefe del consejo de seguridad nacional.

Pero esta vez ni el mismo gobierno podrá hacer frente al problema, pues los bancos centrales están actualmente en dificultades financieras, sino que en números rojos, entonces, la única institución internacional que podrá hacer frente al problema será el Fondo Monetario Internacional, por consiguiente, ellos comprarán la deuda toxica de los bancos centrales a través de una mega “expansión cuantitativa”, es decir, una emisión masiva de dinero fiat que será prestado a los bancos centrales, ósea, todo el mundo pasará a deberle al FMI y al Banco Mundial, con lo que las condiciones estarán dadas para implantar el Gobierno Global, pues si el FMI se convierte en acreedor de todas las naciones del planeta estas estarán sujetas a sus condiciones, en otras palabras, tendrán que hacer lo que el gobierno mundial les ordene, entregando con ello su soberanía a ese gobierno planetario.

Pero el dinero del FMI no es otro que los derechos especiales de giro o DEG, que no son otra cosa que una cesta de divisas internacionales, ósea, son “billetes” respaldados por un conjunto de monedas de los países más fuertes del planeta, esas monedas son el Yuan, el Dólar, el Yen, el Euro y la Libra esterlina.

Pero si consideramos que Trump tiene entre sus objetivos devaluar al Dólar estadounidense por considerarlo “sobrevalorado” y, por consiguiente, una desventaja para los productos estadounidenses en el comercio internacional, será inevitable que su dominio en los DEG desaparezca en favor del Yuan chino. Esa es la razón del porque Trump pidió perdón a los chinos y de porque pidió hacer las paces con ellos.

Pero eso no es más que una estrategia de Trump, o de los que gobiernan detrás de él, para evitar un colapso incontrolable de la economía estadounidense; lo que él quiere es un derrumbe controlado y no explosivo. En pocas palabras, está consciente de que el fin del imperio yankee es inevitable y por eso le está pasando la batuta a China de forma ordenada y pacífica.

Pero claro, no es que China se vaya a convertir en amo y señor del mundo, en realidad el amo y señor va ser el FMI, pero el FMI será controlado por China a través del Yuan al convertirse la moneda china en la moneda predominante de la cesta de divisas internacionales de la institución.

¿Y quién controla la Reserva federal de los EEUU?, pues los grandes bancos de Wall Street; en realidad la FED son ellos mismos. ¿Y quién controla al FMI? Pues ellos también, porque al controlar casi todos los bancos centrales del mundo controlan el FMI también. ¿y quién controla el banco central chino? Pues ellos también, los Rothschild; por eso es que casi todo su oro lo están trasladando a China.

Entonces, si Trump deroga la ley Dood-Frank es para darle plena libertad de acción a sus amos, es decir, a los bancos de los Rothschild como lo son Goldman Sachs y JP Morgan, pues según él, esa ley impone muchas trabas a la inversión capitalista al impedir que se otorguen créditos fácilmente, pero en realidad lo que él quiere, y sus amos, es tener total libertad para maniobrar y provocar una nueva crisis económica y que como consecuencia de esa crisis suceda todo lo descrito anteriormente.

Ese es el doble juego de Donald Trump, ESE ES SU PLAN SECRETO.


Goldman Sachs y Donald Trump planean la disolución del BRICS

Se acaba el Globalismo pero no el libre comercio


Uno de los objetivos de Trump para eliminar los acuerdos globales de libre comercio es debilitar las economías de las potencias emergentes, básicamente busca deshacer el bloque político-económico conocido como los BRICS. Los perjudicará porque esos países dependen mucho del comercio internacional.

La economía de los EEUU también depende mucho del comercio internacional, pero no tanto como la de China o la India, es por eso que acabar con el globalismo no les afectará tanto como a sus rivales geoestratégicos, además, su industria es fuerte y pionera en el ramo tecnológico, así que si se cerraran sobre si mismos podrían sobrevivir, aunque no así las grandes empresas globales, pues ellas si se verían enormemente afectadas pudiendo darse con toda probabilidad su colapso, pero EEUU como país podría salir menos quemado que China o sus socios de los BRICS; eso dependerá de si los BRICS saben adaptarse a la nueva realidad, es decir, mantener acuerdos de libre comercio con una gran cantidad de países..

Pero Trump va arrastrar en su plan de acabar con el globalismo a sus socios militares y comerciales, como los son los países de la unión europea, Japón e Inglaterra; si esos países también derogan los tratados de libre comercio con las naciones del BRICS nuevamente el golpe que recibiría el bloque sería severo, pues la Unión Europea, EEUU, Japón e Inglaterra, ademas de la misma China, son los principales consumidores de productos manufacturados en el mundo. Es por eso que China desde hace unos años busca fortalecer el mercado interno más que las exportaciones, y esa es una de las razones de su desaceleración económica.

Pero para los que creen que Trump está en contra del comercio internacional, les diré que eso es falso, él está en contra de sus rivales comerciales de los BRICS pero no en contra del comercio internacional, es por eso que en vez de tratados globales de libre comercio está buscando acuerdos bilaterales de libre comercio, es así como ha acordado con Japón, Corea del Sur, Canadá e Inglaterra iniciar negociaciones para alcanzar acuerdos de libre comercio que sustituyan al ya muerto Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, TPP.

Por lo anterior podemos afirmar que el mundo deja el globalismo pero lo sustituye con acuerdos bilaterales de libre comercio.